Yamandú Cuevas

Yamandú Cuevas

Yamandú Cuevas

Egresado de la Escuela Nacional de Arte Dr. Pedro Figari, trabaja durante 25 años como ilustrador y diagramador en diarios, revistas y agencias de publicidad del país. Al mismo tiempo desarrolla su obra plástica en su taller “Ranchoaparte” donde, desde el año 2005 conduce talleres de collage, plástica y proyectos. Desde ese año expone en forma individual y colectiva en Uruguay y en el exterior.  Obras del artista forman parte de colecciones privadas en Nueva York, Kansas (The Bohemian Gallery), Barcelona, Ciudad del Cabo, Treviso, Buenos Aires y Montevideo.

  • 2022: Seleccionado por la Sam Bellamy Gallery y la plataforma Tríada Primate para integrar su exposición permanente.
  • 2022: Exposición colectiva "La vida es un collage" con el colectivo artístico del mismo nombre, en el Salón de Actos del Municipio de Maldonado.
  • 2021: Seleccionado por el Boek Visual para integrar su exposción permamente.
  • 2019: Invitado por la Sociedad Brasileira de Colagem a ser parte de la Ocupaçao Nº5 de la Red Bull Station, Sao Paulo, Brasil.
  • 2018: Exposición de collages ¿Whose Knowledge? Wikimanía, Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Collages colaborativos con Collagistas Sin Fronteras.
  • 2017: Obra “Té Padín de la amistad” seleccionada para participar en la exposición colectiva de arte correo en la Primera Bienal Internacional de Arte Contemporáneo de América del Sur “Bienal SUR” en el EAC (Espacio de Arte Contemporáneo), Montevideo, Uruguay.
  • 2017: “Tierra de vientos” con Cristina Bonilla y Marta Villa Plada, en la Fundación Fucac de Montevideo.
  • 2016: “Collagistas Sin Fronteras en Brasil” Centro Paraty Cultural, Río de Janeiro, Brasil, con Collagistas Sin Fronteras.
  • 2016: Exposición “Bordes desbordes” en Xarxa espacio de arte, San Francisco, Piriápolis, Maldonado, con Marta Villa Plada.
  • 2015: “Collagistas Sin Fronteras”, Episodio 6 de “Pera de goma” junto a Carolina Chocron, Federico Hurtado y Paz Brarda de Argentina, Marcia Albuquerque y Mauricio Planel Rossiello de Brasil y Mariana Fossatti de Uruguay + Emilia Rojas, de Chile y Gustavo Tabárez y Claudio Tamosiunas de Uruguay.
  • 2014: ”Pittamiglio se escribe con H” Exposición colectiva junto a Cristina Bonilla, Marta Villa Plada y Eduardo Keldjián en el Castillo Pittamiglio de Las Flores, Municipio de Solís Grande, Maldonado, Uruguay, en ocasión del Día del Patrimonio 2014 sobre “Arquitectura y Espacios Públicos”.
  • 2013: Exposición de collages para la Apertura de “Pera de Goma” Compañía Uruguaya de Artistas Plásticos con Aldo Baroffio, Badvina, Gonzalo Magnou, Señorita Leona, Manuel Ruétalo, Maan, Colectivo Licuado y Sonidero Mandinga.
  • 2011: Seleccionado para exponer en la IX Bienal de Salto.
  • 2011: No-On, 30 artistas activados. La Pasionaria Universo Creativo. Curaduría: Rossana Demarco Berois. Fundación Vision Air +LPUC + Naciones Unidas Uruguay + Reino de Los Países Bajos.
  • 2010: The Bohemian Gallery, Kansas City, Kansas, EE.UU: “Transiciones” Curaduría: Michael J. Miller.
  • 2010: Red Dot Art Fair, New York 2010, Hall de The Bohemian Gallery, de Kansas City, Kansas, EE.UU.
  • 2010: Los Angeles Art Show 2010, Hall de The Bohemian Gallery, de Kansas City, Kansas, EE.UU.
  • 2010: “10x15: espacio de libertad” Galería Palermo H, Buenos Aires, Argentina. Curaduría: Clemente Padín (Uruguay).
  • 2009: “Transiciones”, The Bohemian Gallery y Resto Bar Paysandú, Montevideo, Uruguay. Curaduría: Santiago Tavella.
  • 2009: participación en el 5º Salón Internacional del mail art “Homenaje a Juan Calzadilla”. Casa Nacional de las Letras Andrés Bello, República Bolivariana de Venezuela. Organizado por el Ministerio de Educación de la RBdV y la Fundación Keyla Holmquist.
  • 2005: Primera exposición internacional de arte-correo “República de artistas”, Centro Wifredo Lam. La Habana, Cuba.
  • 2005: “Construcciones” Imaginario Sur y Portal Pérez Castellano. Curaduría: Nelbia Romero.

x Nelbia Romero.

Breves reflexiones:

La obra de arte es el reflejo humano del creador, pues es una forma de expresar lo más íntimo, de llegar a lo más profundo del ser, de introspección fuerte, dolorosa y angustiante. Entre el auto-análisis y la realidad existe una encrucijada donde desaparecen las fronteras entre visualización objetiva y subjetiva de la realidad, descendiendo a lo más profundo del inconsciente personal y colectivo, porque los temas profundos son temas de todos. Por paradójico que parezca, aún la misma interioridad es incapaz de desarrollarse en forma aislada y solitaria.

El artista:

Presentar a Yamandú Cuevas y su obra desde un análisis objetivo es una terea de difícil concreción, debido a la existencia de una relación personal y una permanente visualización del proceso y construcción de su discurso simbólico.
Esta situación dual me permite acceder a ciertas claves intelectuales y perceptuales contenidas en la obra, posibilitando múltiples niveles de lecturas analíticas y sensibles. Parte del mundo sígnico y simbólico es develado pero siempre existe un reducto misterioso que subyace, códigos indescifrables para la razón y los sentidos.

Entrejuegos.

Precisamente, entre juegos reales y juegos de invención se concretiza la obra de Yamandú Cuevas. En su subjetividad se configuran imágenes mnemónicas, representativas o inventadas como re-creaciones de lo vivido, creando el lenguaje simbólico ineludible que toda operativa ficcional requiere. Podríamos decir que entre estos acontecimientos coexisten los del “alma”, que no son reales en cuanto a espacio-tiempo, ni irreales en cuanto a pura virtualidad. Ese espacio-tiempo psíquico está puesto en suspenso y sustraído al devenir, objetivo irreversible.

El artista evoca episodios, recuerdos e imágenes, elaborando en el sentido de sucesión pasada o en sentido contrario, saltando de uno a otro ampliándolo y estrechándolo. Imágenes ambivalentes, metáforas, asociaciones contradictorias constituyen el material de su arte, expresión de los estados del “alma” permanentes pero a su vez huidizos y cambiantes.

Yamandú Cuevas pone en juego cualidades mágicas para manejar las contradicciones creadoras del alma y expresar nostalgia, alegría y dolor en representaciones sensibles frente al mundo, al punto que su obra aparece como el alma misma.

Nelbia Romero.

“El individuo es un complejo dinámico que encierra en sí la antinomia de lo propio y lo ajeno, la originalidad y la norma, la permanencia y el cambio, convirtiéndose en el escenario de la lucha y conflicto entre ellos”
— Arnold Hauser.

x Santiago Tavella.

Agradables enredos.

Hay varias puntas que salen de la madeja de las pinturas de Yamandú Cuevas y que nos invitan a enredarnos en el entramado de significados y sensaciones que nos provoca.

Uno de estos hilos está vinculado a la práctica cotidiana de la creación, así como hay artistas que pasan por períodos dedicados más a la meditación que a la acción en este caso nos encontramos frente a un creador que se complace en la práctica diaria del dibujo y la pintura como forma de disfrute cotidiano y de simbolización de su existencia. Esta cualidad nos lleva a otro de los hilos que nos tientan a dejarnos atrapar en su juego, que es la dimensión lúdica de su propuesta, originada tal vez en los dibujos que según nos cuenta hacía en su infancia, dibujos en los que iba desarrollando historias que iban reestructurando el dibujo infinidad de veces, como una manera de prolongar el uso que le daba al escaso papel con el que contaba. De acuerdo a esta orientación podríamos vincular su trabajo al de maestros modernos como Miró o Klee, en los cuales estos aspectos lúdicos son preponderantes, pero también surge claramente una relación con artes populares tales como el cómic o la caricatura donde esta dimensión también es protagónica.

Otro elemento que puede resultar atractivo en su trabajo pero que a su vez puede generar prejuicio es lo agradable de su manejo de formas y colores. El prejuicio puede provenir de una combinación de kantianismo trasnochado – en definitiva para que algo sea bello no tiene por qué ser desagradable – y de cierto uruguayismo amante de la sobriedad y la contención rayano en el aburrimiento.

Pero en esta muestra no solo vamos a apreciar a las pinturas como un elemento autónomo sino que el artista nos invita a apreciarlas en un contexto nada neutro, el Bar Paysandú, propuesto como lugar para esta y otras futuras muestras de artistas uruguayos representados en los EE.UU. por The Bohemian Gallery. El espacio de este bar se encuentra sin duda en el extremo opuesto al cubo blanco y neutro en donde los artistas buscamos mostrar nuestros trabajos, olvidándonos en general de que no existen espacios realmente neutros y que si no sabemos hacer una propuesta de cómo jugar en un espacio muy contaminante difícilmente seamos capaces de hacerlo en un espacio supuestamente neutro.

Por lo tanto queda hecha la invitación a dejar de lado los prejuicios y empezar a tirar de las hebras que salen del ovillo, con el agradable riesgo de quedar enredados en el universo de las propuestas de este artista.

Santiago Tavella.

Carrito de compras

Envíe su mensaje, te responderé pronto.