Yamandú Cuevas

Yamandú Cuevas

— blog —

procesos • historias • reflexiones

procesos • historias • reflexiones

Leve como un beso

En este collagito de apenas 10×10 centímetro que hice para sortear en la fiesta de cierre del taller se expresa algo muy lindo y potente que pasa en clase: que todos aprendemos de todos, que la línea que separa al docente de las aprendices muchas veces desaparece. Ese fondo entero es algo nuevo para mí. Algo que vi hacer a algunas de las participantes y que simplemente no se me había ocurrido experimentar. Usar un trozo de una imagen como fondo es un recurso que no hubiera usado si no hubiera visto lo bien que puede funcionar. Después me gustó la imagen de la mujer, su ser fuera del estereotipo y por último, incluir una frase que hiciera leudar un poco la cosa, que le otorgara otro sentido, algo a lo que solemos jugar también en clase. Probablemente no sea un gran collage, pero sí uno significativo. Un trabajo en el que sucedió algo que contribuye al espiralado ciclo de creación sin fin en que todos estamos metidos.

Nota posterior: El collage se lo ganó la China (Cristina Alcorta) y yo me alegré por eso. Gracias Chinita por la foto!

.

Compartir en:
Compartir en:

Un día que en el taller estuvimos aprendiendo a hacer cartapesta, una bandejita que antes había llegado con alfajores de maicena, fue utilizada para embeber los recortes en un agua que había quedado involuntariamente sucia de cascola. La clase terminó y el taller estuvo un par de días sin actividad. Cuando pude volver para ordenarlo me encontré con que el agua de la bandeja se había evaporado y las imágenes se habían fijado en ella de una manera tan contundente como graciosa. Así que empecé a copiarle al azar y a probar a ver qué podía agregarle. Así aparecieron las gotas de tinta china de color tiñiendo el agua, y un etcétera que ahora mismo me tiene ocupado. El nombre de la técnica se lo debemos a Mariana Fossatti, gran collagista amiga y amiga collagista que acertó a pasar por el taller en esos días, y algunos avances experimentales a Jorge Gemetto, quien hizo el primer watercollage logrado y que, al secarse a la intemperie recibió además, semillitas e impurezas playaverdenses y algún sospechado aporte del Gran Mustafá. Es lo que sucede cuando se comparten las experimentaciones con amigas, amigos y el felino del hogar.

.

Compartir en:
Compartir en:

Categorias

Carrito de compras

Envíe su mensaje, te responderé pronto.